Cobertura del riesgo de pedrisco

0
201

 

                                                                                                                                                         EUROPA_invierterural1PEQ

Debido a que nos encontramos en una época, la estival, en la que son frecuentes las tormentas y en las que también puede hacer aparición el granizo, desde ASAJA-Almeria queremos informarles sobre la cobertura que pare este riesgo nos ofrece el Sistema de Seguros Agrarios.

Los agricultores pueden quedarse “tranquilos” ya que el riesgo de pedrisco es una de las coberturas más comunes dentro de los seguros para producciones agrarias. Ya que es el riesgo que mayor porcentaje de siniestros e indemnizaciones acapara, pues ocurre todos los años y está cubierto en todas las líneas de seguro.

Tanto en número de siniestros como en coste de la siniestralidad, según informa Agroseguro, el pedrisco se sitúa por encima del 40% del total y junto con la helada y la sequía supone más del 80% de la siniestralidad abonada en toda la serie histórica.

Los daños ocasionados dependerán sobre todo del tamaño de los granizos, de la duración de la tormenta y del momento de ocurrencia afectando a los cultivos de forma muy diferente según el estado de desarrollo en que se encuentren los distintos cultivos.

GRANIZO LAUJAR 1

El pedrisco se define de la siguiente manera: Precipitación atmosférica de agua congelada, en forma sólida y amorfa que, por efecto del impacto, ocasione pérdidas sobre el producto asegurado, como consecuencia de daños traumáticos.

En el caso del pedrisco, a la hora de llevar a cabo una valoración de los daños por este riesgo nos enfrentaremos a dos tipos de daños: cuantitativos y cualitativos.

Daños en cantidad (cuantitativos): Pérdida por caída de frutos al suelo o por impactos directos que destruyen el producto.

Daños en calidad (cualitativos): Es la depreciación en el valor de la producción obtenida, que no supone una disminución de la producción pero sí una pérdida de valor comercial.

Esta diferenciación en el tipo de daños responde a la necesidad de compensar, por un lado la pérdida total de producción, y, por otro, la pérdida del valor de la producción comercialmente viable pero que presenta ligeros daños o marcas provocadas por el acaecimiento del riesgo, y por la que el productor recibe un menor precio.

Por ejemplo, cuando el pedrisco incide en órganos de la planta que no son directamente el producto aprovechado, tales como patata, cebolla,…u ocurren en un momento en que no está definido el fruto (fases anteriores a floración) los daños incidirán en la producción futura afectando a su cantidad. Para obtener el daño se utilizan tablas que relacionan, por ejemplo, la pérdida de masa foliar con la pérdida de producción en función del estado de desarrollo en que se encuentre el cultivo.

Además de los daños indirectos, se valoran también los daños directos como consecuencia de los impactos en el fruto o en la producción asegurada. Estos impactos se clasifican en función de su tamaño y profundidad estableciéndose una tabla de valoración por estratos de daño. Estos daños directos, constituyen una depreciación para la comercialización de los productos asegurados por lo que tienen la consideración de daños en calidad.

Publicado: 26 de Junio 2014

Acción incluida en el programa de fomento del conocimiento del sistema de seguros agrarios como gestión de los riesgos naturales de la actividad agraria. Financiado por la Unión Europea a través del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural y por la Junta de Andalucía a través de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural.

1_UE_feader_abajo  MG_AGRICULTURA, PESCA Y DESARROLLO RURAL_exc.FH11