Aprobados los requisitos a cumplir por los frutales de hueso para identificarse como Producción Integrada

0
195

Desde el 10 de agosto está en vigor el Reglamento Específico de Producción Integrada de Andalucía de los frutales de hueso, tras su publicación en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA) por parte de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente. Esta normativa técnica, que comprende las prácticas a seguir para la producción de cultivos de melocotonero, albaricoquero y ciruelo, sustituye al anterior Reglamento, aprobado mediante Orden de 3 de mayo de 2000, e introduce mejoras respecto a los avances técnicos del cultivo y de la maquinaria, y las nuevas demandas de la sociedad en cuanto a protección del medio ambiente, la salud y la calidad.

El nuevo Reglamento introduce novedades, entre las que destacan la incorporación del albaricoquero y la actualización de las sustancias activas contempladas en el Control Integrado, de acuerdo con el Reglamento (CE) Núm. 1107/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de octubre de 2009 que, en su artículo 4, que establece los criterios para la aprobación de sustancias activas, contemplados en el anexo II del citado Reglamento. De esta manera, si la Decisión de la Comisión fuera la no inclusión en el Anexo I de cualquiera de las sustancias activas que figuran en el nuevo Reglamento Específico, se considerarán excluidas automáticamente.

Otra de las aportaciones significativas de la nueva norma es la modificación de las restricciones en el Control Integrado, que se clasificarán a partir de ahora en restricciones comunes a todos los cultivos y específicas propias del cultivo. También cabe destacar la actualización de los principales parámetros recomendados en cuanto a prácticas como riego, enmiendas y fertilización, manejo del suelo, preparación del terreno y laboreo, etc.

Publicado: 13 agosto 2013

La Producción Integrada supone una apuesta por la producción sostenible, reduciendo el empleo de factores externos y conjugando la conservación del medio ambiente con la economía de las explotaciones y las exigencias en materia de calidad y seguridad alimentaria. Al mismo tiempo, estas técnicas racionalizan el aprovechamiento de los recursos naturales, reducen y optimizan la utilización de productos químicos y reducen la erosión del suelo mejorando la fertilidad, además de potenciar la actividad conservadora del medio rural y del paisaje.

Por otro lado, se resalta también la importancia de la adopción de los métodos de Producción Integrada en relación con el cumplimiento de la nueva normativa europea para el uso sostenible de fitosanitarios, que obliga a partir del 1 de enero de 2014 a aplicar la Gestión Integrada de Plagas (GIP) en todas las superficies agrícolas. Así, conforme al Real Decreto 1311/2012 que desarrolla en España la Directiva de Uso Sostenible de Fitosanitarios, los agricultores que aplican estas técnicas de cultivo cumplen a día de hoy con dichos requisitos.

Producción Integrada en frutales de hueso

En la campaña 2012-2013, Andalucía ha contado con una superficie total de frutales de hueso en Producción Integrada de 2.246 hectáreas, principalmente en las provincias de Huelva y Sevilla. En cuanto al tejido productivo dedicado a este método, la Comunidad Autónoma andaluza cuenta actualmente con 20 operadores (4 Agrupaciones de Producción Integrada (APIs) y 16 operadores individuales), que aglutinan a un total de 120 agricultores.