LA SEQUÍA PONE FIN A UNA CAMPAÑA DE CÍTRICOS MUY MALA

0
193

La falta de lluvias ha propiciado calibres pequeños y enfermedades en los campos, a lo que se une una situación de baja demanda y de escasas remuneraciones para el agricultor

Los productores españoles de naranjas y de mandarinas están concluyendo una campaña que consideran “muy mala”, por la caída de los precios y especialmente por los estragos de la sequía.

Las organizaciones agrarias han resaltado, quela falta de lluvias ha propiciado calibres pequeños y enfermedades en los campos, a lo que se une una situación de baja demanda y de escasas remuneraciones para el agricultor. Los citricultores han remarcado que los resultados han sido especialmente malos en las naranjas, mientras que, en algunos casos, las mandarinas se defendieron algo mejor.

La sequía ha provocado la deshidratación de la piel, su rajado y mucho calibre pequeño, ha explicado el responsable de Frutas y Hortalizas de los servicios técnicos de Asaja, José Ugarrio. En Valencia, el presidente de Ava-Asaja, Cristóbal Aguado, ha manifestado esta semana que la situación en el campo, por la sequedad, es muy “dura”, pues “en los últimos 150 años no se había conocido una cosa así.

España, líder internacional en la comercialización de agrios (naranjas, mandarinas, limones y pomelos), produce en torno a 5,5 millones de toneladas, de los cuales más de un 60 % van a la exportación; las principales zonas de cultivo son la Comunidad Valenciana, Andalucía y Murcia.

Según datos oficiales sobre el comercio exterior de cítricos, desde septiembre hasta febrero la exportación española cayó un 12 % en volumen, hasta los 2,5 millones de toneladas, y un 8 % en valor, hasta los 1.877 millones de euros.

El descenso fue superior en el caso de las naranjas, con 513 millones de euros (-21%) y 860.375 toneladas (-20 %). En mandarinas, la comercialización exterior fue de 1,1 millones de euros (+1 %) y de 1,3 millones de toneladas (-7 %).

Publicado: 3 Junio 2014