LA IMPORTANCIA DE UN BUEN ASESORAMIENTO, GARANTÍA DE UN BUEN SEGURO

0
168

En los años de experiencia que en ASAJA tenemos en este tema, con batallas y luchas en los despachos y en el campo junto a nuestros asociados podemos afirmar que el seguro, aunque mejorable, es una herramienta muy útil y que hay que verla como lo que es: una salvaguarda ante un fenómeno climático que puede acabar con nuestra cosecha y hacernos perder mucho dinero invertido. De hecho, ASAJA lo considera como una garantía a la renta del agricultor y ganadero si se producen fenómenos de tipo metereológico dañinos para nuestra cosecha. Las pérdidas económicas para aquellos que no aseguran su producción son mucho mayores.

Asegurar la cosecha no es algo que deba hacerse a la ligera, requiere un conocimiento previo del cultivo, de la normativa relacionada y de la propia explotación. Por este motivo no es algo que deba dejarse en manos de personas que desconocen la realidad del sector agrario.

A menudo nos encontramos cómo los agricultores y ganaderos se ven abocados a hacer el seguro condicionados con otras cuestiones, y claro, luego ocurre lo que ocurre. Por desgracia suelen aparecer episodios de heladas, viento, virosis y el agricultor que no hizo el seguro con personal especializado se ve “solo ante el peligro” a la hora de iniciar todo el proceso de reclamación de siniestro, e incluso con sorpresas al descubrir que el seguro que hizo con tanto esfuerzo no va a responderle en la medida esperada, bien porque no aseguró ciertos daños que son elegibles o porque aseguró menos kilos o simplemente porque pensaba que ese daño era indemnizable. Y es ahí donde surge la idea de que el seguro agrario no funciona, sin plantearnos el motivo de qué es lo que sabemos de él y qué tenemos contratado. También nos hemos encontrado con casos en los que el agricultor hizo un seguro muy por encima de sus necesidades, pagando por lo tanto mucho más.

Estas situaciones no ocurren cuando el seguro agrario se contrata con profesionales técnicos que conocen bien todas sus particularidades. En nuestro departamento técnico siempre se le explica al agricultor todas las dudas que le puedan surgir, llevamos a cabo charlas, reuniones y jornadas en las que explicamos bien cuál es la definición técnica de cada riesgo, en qué momento empiezan a funcionar y finalizan las garantías y cuáles son las coberturas que tenemos que tener contratadas, es decir adaptamos el seguro a lo que el agricultor nos pide. Toda esta labor previa a la contratación del seguro es fundamental para posteriormente no encontrarnos con sorpresas. Saber qué riesgos están incluidos, qué diferencia hay entre una bajada de temperatura y los daños por frío de los daños que genera una helada o cuándo hay que dar a conocer que tenemos daños por virus. Estos puntos son muy importantes e invitamos a los agricultores a que pregunten siempre.

Pero nuestra labor no acaba aquí, en ASAJA se le orienta al agricultor sobre lo que tiene que hacer cuando ocurre un siniestro que puede ser indemnizable, se visita la explotación y se le representa y acompaña en las peritaciones. Es un servicio que no prestan todas las entidades que en la actualidad realizan seguros agrarios, y que con ASAJA es garantía de buen trabajo y de éxito cuando las limitaciones de la propia norma, conocidas por nuestros técnicos, lo permiten. Es más, cuando nuestros técnicos están disconformes con las peritaciones realizadas, solicitamos la contradictoria y son nuestros propios informes los que rebaten los informes técnicos de Agroseguro, sin generar nuevos gastos a terceros, y en la mayoría de las ocasiones son tenidos en cuenta sin tener que ir a contencioso.

La Organización aconseja siempre a todos aquellos que confían en nuestros técnicos para hacer el seguro que mantengan un contacto permanente y directo con ellos y que ante cualquier problema y duda que surja se dirijan siempre a ASAJA como referencia.

Gracias a todo este trabajo hemos conseguido que cada año sean más los agricultores y ganaderos que cuentan con ASAJA a la hora de asegurar su cosecha, porque entendemos que una respuesta profesional y especializada es lo que se requiere de una actividad tan compleja como es la agraria.

Publicado en especial de seguros de Ideal 31 de agosto de 2016