EN PRIMAVERA REFUERZA EL CONTROL BIOLÓGICO: Nuestra mejor arma contra araña roja y pulgón son los enemigos naturales

0
81

Realizar un buen manejo de la fauna auxiliar durante estos meses de primavera dedicados a melón, sandía, pepino y tomate será fundamental para romper el ciclo de las plagas, obtener productos seguros, y llegar a la siguiente campaña con el campo lo más limpio posible.

Control preventivo. La clave está en establecer preventivamente a los depredadores, favorecer su instalación en el cultivo y permitirles desarrollarse para poder mantener las plagas al mínimo.

Pulgón y Araña roja. El equipo técnico de Agrobío señala que en esta época el pulgón y la araña roja son las dos plagas que más preocupan, pero insisten en que tomando las medidas de control biológico necesarias desde un principio conseguiremos reducir las pérdidas por daños en el fruto y aumentar la calidad y producción del cultivo.

Conforme se establecen las poblaciones de los ácaros depredadores que realizarán el control de trips, mosca blanca y araña roja, Agrobío recomienda estrategias combinadas de depredadores y parasitoides para hacer frente al pulgón.

Ésta última plaga está causando cada vez más problemas en los cultivos hortícolas bajo abrigo y en melón y sandía es importante su rápida detección. Hacer frente con Aphidius sp., Aphidoletes, crisopas y mariquitas, es la combinación que mejores resultados está dando. La estrategia de sueltas preventivas basadas en el uso de líneas de cereal, colonizadas con pulgones específicos, favorece altas poblaciones de parasitoides y depredadores espontáneos en ausencia de pulgón plaga y un control más eficaz de los primeros focos. Cada vez son más los agricultores que apuestan por esta técnica de control preventivo, fundamental para los productores de ecológico.

Por otro lado, los enemigos naturales como Phytoseiulus persimilis (PHYTOcontrol) y A. andersoni (ANDERcontrol), nos permiten controlar de forma eficaz los primeros focos de araña roja y evitar así su dispersión en el cultivo. Tanto en pepino, como en sandía o melón, si además ya hemos instalado con antelación A. swirskii (SWIRScontrol) o T. montdorensis (MONcontrol) nos ayudará a hacer un control secundario de esta plaga. Para mejorar el establecimiento de estos ácaros depredadores y obtener mejores resultados, a parte de recomendar la alimentación con presa en pepino por ser un cultivo sin polen, también lo estamos aconsejando en melón y sandía, porque recién retirada la manta térmica las plantas no suelen tener plaga.

Tomate. El mejor aliado sigue siendo Nesidiocoris tenuis, la instalación previa en semillero y el refuerzo en invernadero bioprotege la planta durante todo el ciclo, manteniendo bajo control a Tuta absoluta. En este sentido también ayuda la incorporación de otras herramientas como TUTA-Roll, placas negras y feromonas, que están dando muy buenos resultados para el control de adultos de esta polilla del tomate.

Nuestra mejor arma son los enemigos naturales.
En primavera el desarrollo de la fauna auxiliar es tan rápido que si los establecemos desde que el cultivo es pequeño obtendremos resultados óptimos en muy poco tiempo. Al arrancar el cultivo, migrarán de los invernaderos y los nuevos cultivos de verano comenzaran con menos trips, menos mosca, menos araña y menos pulgón.