CRECE EL CONTROL BIOLÓGICO UN 20% EN EL CULTIVO DE TOMATE

0
184

Prácticamente un 7% más de las plantaciones de frutas y hortalizas de invernadero (unas 26.700 hectáreas) se cultivarán este año con métodos de control biológico, según las primeras estimaciones realizadas por la Delegación Territorial de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, a partir de los datos facilitados por el sector. En buena medida, este incremento del 7% de la superficie cultivada con estos métodos se debe al tomate y, en menor medida, al pimiento, ya que la superficie del resto de cultivos se mantendrá estable.

Con estas previsiones, la horticultura almeriense aplica el control biológico en un 93% de la superficie de invernadero. Eso sí, se considera que en buena parte de las explotaciones bajo plástico, en un mismo invernadero se cultiva la doble alternativa de producto (por ejemplo, pimiento-melón, tomate-sandía), se puede decir que la provincia cultiva ya con control biológico un 65% del total de las frutas y hortalizas cultivadas bajo plástico.

Según estas estimaciones, en la campaña 2013-2014, el tomate continuará con la ‘revolución biológica’ emprendida hace unos años, y superará las 8.800 hectáreas tratadas con estos métodos de cultivo, lo que supondrá un incremento del 20% en comparación con la pasada campaña. De esta manera, según resalta del delegado territorial de la Consejería en Almería, el 85% de las plantaciones de tomate ya se cultivarán con control biológico de plagas, porcentaje que incluso podría ser mayor, ya que todavía no se han realizado todas las plantaciones de tomate.

Por su parte, el pimiento, podría crecer entre un 2 y un 3% (unas 250 hectáreas más), con lo que alcanzará las 8.100 hectáreas, es decir, el 95% de la superficie dedicada a esta hortaliza en la provincia.

En cuanto al resto de cultivos, con datos todavía provisionales, se prevé que, con pequeñas oscilaciones, se mantenga la misma superficie de cultivo con control biológico que en la campaña pasada: en berenjena, 1.200 hectáreas; en calabacín, unas 970; en judía, 140; en pepino, casi 2.800; en melón casi 2.700; y en sandía, más de 2.000 hectáreas.

Publicado: 9 septiembre 2013