Control biológico: Estrategias preventivas de pulgón

0
11

El pulgón, una de las plagas que más preocupan

Las hectáreas que utilizan el control biológico para combatir las plagas de los cultivos sigue en aumento en la provincia de Almería. Y este es el momento de realizar las sueltas de ácaros e insectos beneficiosos para muchos de los cultivos hortícolas tanto en invernadero como en semillero, como es el caso del pimiento, el tomate o la berenjena.

Una de las plagas que más preocupa esta campaña es el pulgón, y no solo en orgánico, también en convencional. Y para que los enemigos naturales puedan ejercer un control eficaz es fundamental establecer una estrategia preventiva utilizando todas las herramientas de biocontrol disponibles.

Estrategias preventivas de pulgón en pimiento

Es importante recordar que las plantas de cereal deben introducirse desde el primer momento, protegiendo así el cultivo de plagas como Macrosiphum, un pulgón de gran tamaño que provoca muchos daños a las plantas debido a su alimentación y la melaza que favorece la aparición de “negrilla” o fumagina que deprecia el valor comercial del fruto.

Muchos de los productos autorizados en ecológico y convencional para tratar el pulgón tienen efectos secundarios perjudiciales sobre los enemigos naturales, afectando considerablemente a las poblaciones de Orius, por lo que debemos respetar las altas poblaciones previamente establecidas de este chinche depredador y realizar un buen manejo preventivo que nos ayude a mantener bajo control la entrada de esta plaga.

El cereal se sirve inoculado desde la biofábrica con un pulgón huésped, Sitobion avenae o Rhopalosiphum padi, y servirá de planta reservorio una vez realizada la liberación de parasitoides como MIXcontrol, una mezcla de diferentes avispillas que ejercerán un buen control sin necesidad de identificar cada especie de pulgón. La acción de estos auxiliares es compatible con el resto de depredadores, por lo que es conveniente combinar estas sueltas con sirfidos, crisopas, aphidoletes y coccinelidos; enemigos naturales que sobre todo en su estadio de larva poseen una gran capacidad devoradora.

Para el establecimiento temprano de estos auxiliares y el mantenimiento de las poblaciones a lo largo de todo el ciclo del cultivo es recomendable plantar Lobularia. Son plantas muy interesantes para mantener las poblaciones de fauna auxiliar, ya que servirán tanto de refugio como de fuente de alimento, debido a su morfología e intensa floración. Además, también actúa como planta trampa alejando del cultivo a otras plagas como el trips, que llegan atraídas por su riqueza en polen.

 Control Conservativo: islas de biodiversidad y setos

Otra estrategia preventiva que cada día cobra más importancia es el control biológico por conservación.

El equipo técnico de Agrobío recomienda incorporar al cultivo espacios dedicados a favorecer la biodiversidad mediante el manejo de la flora autóctona. Una vez plantadas, estas plantas se convierten en perfectos reservorios donde los insectos beneficiosos, tanto adultos como larvas, buscan refugio, se reproducen, realizan nuevas puestas y se alimentan del néctar y el polen, actuando como verdaderas barreras naturales y puntos de control frente a la entrada de otros insectos no deseados en el interior del invernadero.

Esto se consigue con la elección correcta de la flora autóctona, una adecuada disposición de las plantas y un correcto manejo, fundamental para que los setos adquieran un buen porte y consigan tapizar el espacio. Cada especie tiene una función, y no todas son reservorio de enemigos naturales ya que algunas plantas también son atractivas para las plagas, por lo que es importante contar con un técnico especializado en biodiversidad para realizar el diseño de setos que mejor se adapte a las necesidades de cada finca.

Por A. Arévalo

Técnico de Agrobio