ASAJA CREE INACEPTABLE LA INACCIÓN DE EUROPA EN DEFENSA DE LOS CÍTRICOS ESPAÑOLES

0
172

Ante las informaciones que han aparecido en los últimos días sobre la detección, en naranjas procedentes de Sudáfrica, de materias activas (fitosanitarios) prohibidas  en la Unión Europea, y las declaraciones en elParlamento Europeo de responsables de la Comisión indicando que las crisis de precios no se debe al aumento de importaciones procedentes de terceros países, ASAJA critica con  estupor e indignación la inaceptable inacción de la UE, que no sólo no cumple con sus obligaciones, sino que además mantiene una actitud poco activa en la defensa de los intereses de sus agricultores.

Es preocupante que ante esta nueva evidencia, que no sólo afecta a los agricultores, sino también a los consumidores que compren cítricos de terceros países, la Comisión prefiera mirar hacia otro lado. El uso de estos fitosanitarios prohibidos en la UE en el país sudafricano supone una estafa al consumidor y también a los agricultores, pues estos agricultores producen con unos costes más bajos y además  sin las mismas exigencias. La pasividad de la Unión Europea en la vigilancia de las importaciones de terceros países, es un hecho denunciado por ASAJA en reiteradas ocasiones, y no sólo con los cítricos, ya que es habitual que ocurra lo mismo con hortalizas y frutas.

Además, es evidente que  el acuerdo comercial de la Unión Europea con Sudáfrica es un perjuicio constatado para los agricultores, para la citricultura y para los consumidores.

Por ello, ASAJA ha solicitado al Gobierno de España que interceda ante la Comisión Europea para que se apliquen las cláusulas de salvaguarda frente a los cítricos procedentes de países como Egipto y Turquía, tras constatar el incremento exponencial que han registrado durante los últimos cinco años sus exportaciones de agrios con destino al mercado europeo, tal y como se ha solicitado en las últimas semanas con Sudáfrica, donde diversas instancias políticas han solicitado la puesta en marcha de ese mecanismo de salvaguarda, ya que “estos países están ejerciendo una competencia desleal con nuestra citricultura”.