ASAJA ALERTA A LA COMISION EUROPEA DE LOS PELIGROS DE AFRONTAR UNA NEGOCIACIÓN CON MARRUECOS QUE COMIENZA YA VICIADA

0
184

El pasado 1 de marzo se cumplió un año desde que la UE iniciara la apertura formal de negociaciones con Marruecos para lograr un nuevo, ambicioso y profundo acuerdo de liberalización comercial. La trascendencia de este acuerdo bilateral es crucial porque será el modelo en el que se inspiren acuerdos similares entre la UE y otros países del sur del Mediterráneo. ASAJA, a través del dictamen presentado y aprobado por el CESE, quiere alertar a la Comisión de los peligros que corren los productores y consumidores comunitarios si se afrontan unas negociaciones en clave de desigualdad.

Una vez que se ha producido el desarme arancelario en agricultura, en lo que a relaciones comerciales entre la UE y Marruecos se refiere, el objetivo es mejorar el clima de negocio y acercar la normativa marroquí al acervo comunitario. Para ello, se trata de lograr un acuerdo bilateral de libre comercio completo y profundo ligado además a otras dos actuaciones: el Plan Marruecos Verde y el denominado “Estatuto Avanzado”.

En su dictamen, el CESE insta a la Comisión para que desde la UE se fomente, además del intercambio comercial, las bases para la creación de empleo decente y cualificado en Marruecos, el fomento del tejido asociativo, la consolidación de los derechos de los trabajadores y el respeto medioambiental.

De todos es conocido que “los estándares laborales y productivos de Marruecos están muy alejados de los europeos- apunta Pedro Narro, ponente del informe y representante de ASAJA en el CESE de Bruselas y apostilla: “el salario medio en Marruecos se encuentra entre 0,55 y 0,65 euros/hora; los temporeros no pueden beneficiarse plenamente de los derechos laborales y la mano de obra infantil es una práctica habitual en las explotaciones marroquíes”.

Respecto a las formas de producción, el ponente de ASAJA advierte que Marruecos encauza sus producciones hacia la exportación (producciones intensivas en manos de unas cuantas empresas de frutas y hortalizas que incrementan el consumo de agua y por ende los niveles de salinización) y dificulta el desarrollo agrícola de gran parte de la población rural. Por ello, el dictamen refleja la necesidad de que la UE fomente en Marruecos una agricultura para los pequeños propietarios, hasta el momento desbancados por la agricultura de exportación.

Hay que recordar que en los últimos 10 años la UE ha apoyado decididamente el desarrollo de la agricultura en Marruecos, en concreto -apunta el experto de ASAJA Benjamín Fauli-, con 1.330 millones de euros a través de fondos de desarrollo, y entre 2011 y 2013 comprometiendo otros 565 millones mas (una parte de estos últimos para el desarrollo del olivar). En este sentido, concluye el informe, “la UE y Marruecos deben dar prioridad a la armonización progresiva, fijando plazos determinados en materia medioambiental, acercando las normativas sobre protección sanitaria y fitosanitaria, la gestión de residuos o la contaminación del agua”.

Por último, el ponente Pedro Narro también aconseja en su informe, ahora ya Dictamen aprobado por el CESE, que el acuerdo agrícola que se alcance con Marruecos incorpore cláusulas para verificar el impacto de la apertura comercial de ambas partes y especialmente los grados de cumplimiento por parte de Marruecos en materia de medioambiente y derechos laborales.

Publicado: 13 Marzo 2014