ALMERIA SE MUEVE CUANDO LAS HORTALIZAS EMPUJAN

0
186

El sector hortícola almeriense se robustece ante la crisis. Funciona como una gran rueda de noria que con su giro hace moverse a toda la economía de la provincia, y con ello, se consolida como el principal pilar económico.

Esta es la realidad del agro almeriense visto desde el lado  más aséptico de los posibles y lo demuestra la última campaña finalizada, en la que a pesar de haberse facturado un 3,75% menos que la anterior, los agricultores la han comparado con la evolución del resto de sectores y la han calificado como aceptable. 

Hay datos para todos los gustos y motivos para ilusionarse y  para protestar, pero si somos responsables tenemos que analizar a nuestro sector como lo que es “la correa de distribución de la economía de Almería”. En ese sentido hay que recordar que el balance de una campaña se tiene que hacer en su conjunto, valorando todo lo que mueve el agricultor y todo lo que mueven todos y cada uno de los que hay a su alrededor. La suma del trabajo de  todos ellos incide directamente en la formación de precio en la cadena agroalimentaria.

La campaña 2011-12 ya está olvidada y sólo se recuerdan algunos de los retazos que serán los que nos guíen en la campaña que acaba de empezar. El instinto de superación es el fuerte del agricultor almeriense convirtiéndole en un felino capaz de imponerse ante los obstáculos que va  percibiendo en su camino.

En la campaña 2012-13 hemos observado mayor optimismo que en las anteriores, sin duda el agricultor y su familia ven en el campo el refugio necesario para salir de la crisis económica que afecta a toda la población, y todo a pesar de la dificultad al crédito y la necesidad de ir con la bolsa del dinero por delante para comprar los insumos y muchas veces, incluso, teniendo que quedarse a comer en la finca para no tener que gastar en gasolina y con esos euros poder pagarse la comida.

El verano ha pasado tranquilo, los pocos productores que han realizado plantaciones para estas fechas en general han salido bien, sobre todo en el caso del tomate. Los holandeses arrancaron sus tomates antes de lo previsto por la alta competencia que han tenido desde Marruecos con producciones de Dajla (Sáhara Occidental), y el mal tiempo que tuvo Polonia aniquilando las producciones de este país hizo que España prácticamente quedara sola para abastecer gran parte del mercado.

Posteriormente el otoño ha sido diferente y hemos visto cómo a medida que nuestras hortalizas han cogido peso en el mercado los precios de cotización al agricultor han bajado y la gran distribución sigue utilizándonos para hacerel  2X1 y otras ofertas que al final salen del bolsillo del agricultor.

Precisamente es el agricultor quien más solicita que entre en vigor cuanto antes las anunciadas leyes dela Cadena Agroalimentariayla de Concentraciónde la Oferta (que al parecer sólo se podrá aplicar a las cooperativas y no a otras formas jurídicas de empresa de comercialización). En ese sentido elpresidente nacionalde ASAJA ha anunciado que se están produciendo presiones al Gobierno por parte de la distribución española para que estas leyes sean laxas y no puedan cumplir con el objetivo que se pretende.

Mientras el problema ya nos ha llegado, hasta ahora era el agricultor el que tenia que vender su invernadero si los precios a los que liquidaba no le acompañaban (esto sigue siendo igual) pero desde hace varios años esta situación también  está tocando a las empresas. Hasta ahora las entidades de crédito habían realizado una labor callada y profesional para que las empresas en dificultades económicas pudiesen fusionarse o reinventarse pero la crisis está haciendo estragos, lo que antes era normal ahora es excepcional y a las empresas con dificultades se les deja caer, igual que al agricultor. 

 Cada campaña decimos lo mismo “esta es la definitiva”, pues bien, seguro que esta tampoco lo será y con el mismo convencimiento os digo que seguirán los cambios y la evolución de un sector maduro con la necesidad de reinventarse.

Seguro que cuando pasen unos años podremos hablar de los muchos cambios que ha sufrido este sector.

Por Francisco Vargas Viñolo

Noviembre 2012