LA AGRICULTURA JUEGA UN PAPEL FUNDAMENTAL EN LA LUCHA CONTRA EL HAMBRE

0
164

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha asegurado durante  la inauguración de la Reunión de Alto Nivel sobre Hambre, Seguridad Alimentaria y Nutrición que “la Agricultura desempeña un papel fundamental en la lucha contra el hambre, la seguridad alimentaria y la nutrición, entendida en un sentido amplio, como fábrica de alimentos en todas las circunstancias, y aplicada racionalmente”. Especialmente, ha añadido, en el caso de las poblaciones rurales de los países en desarrollo, donde estos problemas se manifiestan en toda su crudeza.

El ministro ha felicitado a los equipos de trabajo que, bajo la dirección de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura (FAO) y del Programa Mundial de Alimentos, han elaborado los documentos debatidos.

HAMBRE, INSEGURIDAD ALIMENTARIA Y MALNUTRICIÓN

Según ha detallado Arias Cañete, dichos documentos tienen como grandes objetivos “identificar” las principales recomendaciones y aportaciones realizadas en las fases previas a la Consulta, y crear un espacio político para atraer la atención internacional sobre la importancia de combatir el hambre, garantizar la seguridad alimentaria y la nutrición, para que sigan siendo prioridades de la Agenda de Desarrollo post-2015.

En opinión del ministro, “no es exagerado decir que el hambre y la malnutrición constituyen la mayor pandemia de la humanidad” y que, “en un mundo global como el actual, ha pasado de ser una desgracia para las personas que lo sufren a convertirse en un peligro para toda la humanidad”.

En este contexto, Arias Cañete ha recalcado que España tiene experiencia en la lucha contra el hambre, la inseguridad alimentaria y la malnutrición,mediante el establecimiento de instituciones en distintos marcos de organización política. En esta actuación, “siempre ha prevalecido la idea de abordar estas tres cuestiones de forma conjunta, para garantizar una alimentación sana y asequible a la población, como primer escalón para la salud individual”, ha señalado.

Desde esta perspectiva, el ministro ha afirmado que la solución al problema del hambre requiere de instituciones políticas y económicas inclusivas, “instituciones que conformen y gestionen un sistema agroalimentario nacional, especialmente sensible a las cuestiones medioambientales y adaptado a las posibilidades de cada marco político”.

Publicado: 5 abril 2013