EL AGUA NECESITA RESPONSABILIDAD SOCIAL

0
185

Todos tenemos conciencia de la necesidad de agua dulce y a pocos hemos visto que la reivindicación por la gestión responsable de ésta llame a su puerta. La humanidad necesita agua, la ONU recomendó en 1992 celebrar el Día Mundial del Agua y fijó la fecha del 22 de marzo para tal fin. Desde entonces cada año recordamos lo importante que es disponer de agua dulce para mantener la población mundial y la defensa de la gestión sostenible de este recurso. Este año, la celebración se dedica a un tema íntimamente ligado con el recurso, el agua y el trabajo.

Desde esta perspectiva pocos saben más que los almerienses, sobre todo los agricultores de la provincia, que utilizando el 70 por ciento del recurso disponible en la provincia son capaces de producir más de 4Mll de toneladas de frutas, hortalizas y verduras anualmente. El valor a salida de almacén de estas producciones agrarias supera los 3.000 Mll de euros lo que significa que en Almeria el valor añadido bruto (VAB) que aporta cada trabajador agrario se sitúa en 34.000 € frente a los 14.200€ de Andalucía o los 24.700 del resto de España. Todo esto no sería posible si no tuviésemos suficiente recursos de agua en cantidad y en calidad.

Durante la celebración de la jornada técnica agroalimentaria “Almeria frente al reto del agua” organizada por Cajamar y la presentación del libro que lleva el mismo título, el fundador y presidente de honor del grupo bancario cooperativo Cajamar, Don Juan del Águila Molina, expresaba con bastante claridad la necesidad de agua dulce para la agricultura, “agua a cualquier precio” sabedor de que sin este recurso la economía de la provincia se va al traste. No es la primera vez que reclama atención sobre este recurso, desde que lo conozco siempre ha advertido de la necesidad de crecer de forma sostenible y de garantizar el recurso hídrico para usos domésticos y económicos incidiendo en que lo peor que nos podría pasar es no disponer del “recurso que da vida”.

Otro sabio e innovador empresario como es Francisco Martínez-Consentino Justo empezaba cada conferencia, rueda de prensa o cualquier acto de presentación indicando la cantidad de agua almacenada en el pantano de Cuevas del Almanzora, forma hábil de llamar la atención sobre la escasez de agua dulce en la provincia de Almeria y la necesidad de garantizar este recurso. Sin duda son ejemplos de personas modélicas que, conscientes de la escasez, intentan poner su granito de arena para concienciar a la sociedad de que un recurso tan preciado debe tener una gestión ejemplar, sostenible y adaptada a las necesidades de cada localidad, provincia, región y/o nación.

Dar de comer a millones de personas debe ser el objetivo que nos marquemos la sociedad para el presente, todo ello con un futuro cada vez más incierto. Para conseguir este objetivo tenemos que conseguir satisfacer las necesidades básicas de la humanidad con unos recursos que cada vez son más escasos, a los que muchas veces no se les puede sustituir, tenemos que desarrollar actividades económicas sostenibles y debemos pensar en que nuestras necesidades deben ser austeras y no ilimitadas.

En este sentido y a pesar de los adelantos en materia de desalación, el agua dulce es el principal recurso que debemos proteger, es necesario tomar conciencia de su importancia, se necesita hacer inversiones permanentes para garantizar el recurso tanto en cantidad como en calidad, se debe mejorar la gestión y sobre todo no se debe politizar porque el agua para beber, para regar o para lavar, toda tiene el mismo color y no entiende ni de derechas, izquierdas o centro.

En definitiva “el agua necesita responsabilidad social” y en ese compromiso debemos participar todos.

Firma: Francisco Vargas Viñolo

Presidente ASAJA-Almería

Publicado: 17 Marzo de 2016