Diciembre y el Brexit

0
9

Nos encontramos ante las últimas semanas de negociación para cerrar el acuerdo comercial con el Reino Unido y se esperan unas negociaciones frenéticas. En un continuo tira y afloja entre ambas administraciones desde el COPA-COGECA, el lobby agrario europeo donde participamos como ASAJA Nacional, hemos hecho una declaración junto a los fabricantes de alimentos, comerciantes y trabajadores del sector alimentario de Europa con cinco peticiones urgentes sobre las futuras relaciones entre ambos bloques.

Nuestra prioridad es salvaguardar los empleos y permitir que el sector agroalimentario prospere. Por ese motivo hacemos un llamamiento a los negociadores para que lleguen a un acuerdo comercial global libre de aranceles y cuotas con una estrecha armonización de las normas, incluidas las relativas a las medidas sanitarias y fitosanitarias y los obstáculos técnicos al comercio. Debemos esforzarnos por lograr la igualdad de condiciones, incluso en lo que respecta a los derechos de los trabajadores.

 

Aprovecho por tanto la oportunidad para compartir con vosotros los cinco puntos clave para este momento final donde nos encontramos:

1. Una vez concluidas las negociaciones, necesitaremos claridad inmediata sobre las futuras normas comerciales entre el Reino Unido y la Unión Europea para evitar una mayor agitación económica e incertidumbre en el empleo para un sector ya muy afectado por la pandemia del Covid-19.

2. El Reino Unido abandonará el Mercado Único y la Unión Aduanera, lo que supondrá procedimientos aduaneros, cargas reglamentarias y un aumento de los costos de transporte. Un escenario sin salida, con la imposición de aranceles y pesados requisitos aduaneros, creará una situación calamitosa. Habida cuenta de que las empresas agroalimentarias probablemente sentirán un mayor impacto de Brexit que otros sectores, se necesitarán medidas específicas para una transición sin problemas, así como un amplio apoyo de la Reserva de Ajuste de Brexit de la UE.

3. Las autoridades públicas deberán organizar campañas de información ágiles y eficaces para ayudar a las empresas a comprender las nuevas normas y planificar sus operaciones.

4. Se deben proteger los derechos de los trabajadores y se debe prestar a las empresas la asistencia necesaria para mantener la seguridad laboral de los millones de empleados que trabajan en la cadena agroalimentaria europea.

5. El diálogo constante con la Comisión Europea y las autoridades del Reino Unido, así como con los interlocutores sociales y las partes interesadas, será esencial para responder a las posibles perturbaciones y emergencias que surjan después del 31 de diciembre de 2020.

Por último, y no menos importante, me gustaría aprovechar esta oportunidad que me brinda ASAJA Almería para hacer una llamamiento a las administraciones públicas: en el caso de fracasar las negociaciones tanto Europa como nuestro gobierno de España deberían tener ya preparados planes de contingencia para poder paliar las distorsiones en los mercados y en las rentas de los agricultores ya que nuestras exportaciones desde el sector agroalimentario español al Reino Unido representan, nada más y nada menos, la friolera cifra de 4.000 millones de euros al año.

Por Jose Maria Castilla

Responsable oficina de ASAJA en Bruselas