ASAJA VIGILARÁ EL CUMPLIMIENTO DEL ACUERDO PORQUE DE ELLO DEPENDE LA SUPERVIVENCIA DE LOS GANADEROS

0
165

Cerca de 60 representantes del sector lácteo entre empresas de distribución, industrias lácteas, cooperativas y la principal organización agraria ASAJA han suscrito hoy el Acuerdo para la estabilidad y sostenibilidad de la cadena de valor del sector de vacuno de leche, en el que actúa de garante el ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Se trata de un acuerdo histórico porque nunca antes se había conseguido comprometer a todas las partes para acabar con las prácticas abusivas y valorizar la leche como producto básico.

Con este acuerdo cambian las reglas del juego entre los distintos agentes de la cadena. Se establecen contratos entre las industrias lácteas y las cadenas de distribución y se conocerán los datos de los precios de venta de la leche entre ambos operadores (precios de cesión); se repercutirá el valor añadido de la leche a los ganaderos a través de los contratos que estos suscriban con sus compradores y se impedirá el uso de la leche como producto reclamo.

Con todo ello, a partir de ahora, los ganaderos tendrán una mayor seguridad a la hora de sacar al mercado su producción láctea gracias a contratos que aseguren una mayor estabilidad en la venta de la leche. La transparencia, hasta ahora ausente de las relaciones comerciales entre los operadores lácteos, repercutirá en una mejora del funcionamiento del mercado y en concreto en contratos, de obligado cumplimiento, entre ganaderos e industria que permitan una sostenibilidad que hasta ahora no estaba garantizada.

Asimismo, fruto del acuerdo, el ministerio de Agricultura se compromete a trabajar para regular el papel de los primeros compradores (operadores comerciales que compran pero no transforman leche) con el objetivo de reducir su número y evitar intermediaciones innecesarias. Hay que recordar que en la mayoría de los casos, estos operadores contribuyen a especular con el precio de la leche, hunden las cotizaciones y dinamitan la economía de los ganaderos.

Por su parte, la distribución adquiere, con este acuerdo, compromisos esenciales para el buen funcionamiento de la cadena láctea como son: un etiquetado que refleje el origen de la leche; una promoción adecuada de la leche y los productos lácteos que mejore la percepción que el consumidor tiene de ellos y una adhesión al Código de Buenas Prácticas Comerciales que obliga a rechazar cualquier práctica anticompetitiva que perjudique al sector. A este código se suman también todas las industrias lácteas que se adhieren al acuerdo.

Asaja valora el acuerdo alcanzado en el día de hoy por lo que supone de cambio trascendental en las relaciones comerciales entre los distintos operadores de la cadena láctea y vigilará, muy de cerca, el cumplimiento del mismo porque de ello depende que el sector productor lácteo sea capaz de superar la grave crisis que atraviesa y tenga asegurada la viabilidad de sus explotaciones.

Publicado: 23 Septiembre 2015