Manifiesto para la sostenibilidad de la producción hortofrutícola

La producción hortofrutícola ha avanzado en las últimas décadas considerablemente dando respuesta a las exigencias de plataformas de distribución y supermercados (a partir de ahora “clientes”), que han utilizado estas mejoras para ganar un mayor número de ventas.

El sector ha caminado hacia un modelo más adaptado a las demandas del “mercado” con la incorporación de lucha biológica, producción ecológica, un amplio abanico de certificaciones, amplia variedad de productos y presentaciones etc. Es por tanto, que en estos momentos nos encontramos en un alto nivel de compromiso por parte de los productores que ofrecemos productos de una alta calidad con absoluta seguridad alimentaria y con un alto grado de responsabilidad social y medioambiental. Sin embargo, estos “clientes” siguen manteniendo una elevada presión en el sector, principalmente dirigida sobre la formación del precio de los productos, generando una gran inestabilidad durante la campaña que hace muy difícil que los agricultores puedan desarrollar su actividad con garantías de futuro, generando una gran incertidumbre económica en el ámbito de la producción debido a que en una misma campaña la volatilidad de los precios puede alcanzar más de un 1.000%.

Este es un asunto que en innumerables ocasiones se ha planteado a las diferentes administraciones, desde la local y regional hasta la nacional y europea, y todas ellas proponen la organización de los productores a través de asociaciones para gestionar de forma conjunta la comercialización como única solución, aludiendo a las posibilidades que se nos da desde la reglamentación comunitaria en esta materia, a través de la OCM única – antigua OCM de Frutas y Hortalizas que contempla la PAC- y que permite que las OPFH puedan diseñar de forma conjunta la planificación de la producción y comercialización, organizar el mercado adecuando la oferta a la demanda, intercambiar información sobre cosechas y producciones, y la puesta en el mercado de la producción como si se tratase de un único agricultor.

Además, estas Organizaciones de Productores a la vez pueden coordinarse y/o asociarse entre ellas creando Asociaciones de Organizaciones de Productores (AOPs) que pueden llegar al mercado aglutinando a miles de agricultores que producen bajo las mismas reglas del juego y comercializan de forma conjunta, ya sea venta en origen o en destino. También pueden aplicar los mecanismos de gestión de crisis como, por ejemplo, las retiradas de producto -financiadas a través de los programas operativos y que admite tomar decisiones conjuntas para actuar ante situaciones de crisis de precios- y que permite fijar un umbral de precios de referencia para su activación sin chocar con la normativa de Competencia.

A pesar del esfuerzo de los productores para hacer viables sus explotaciones la realidad nos lleva a pensar que solos no podemos, por eso se hace necesario trabajar producción y comercialización como un único ente que defiende un interés común: la sostenibilidad de la cadena agroalimentaria, y por tanto, garantizar la renta de los productores en simbiosis con el comercio.

Por todo ello y ante la necesidad de promover los cambios necesarios para garantizar a los productores una rentabilidad mínima me adhiero a este manifiesto para:
• Impulsar en todos operadores el Código de Buenas Prácticas Mercantiles promoviendo la planificación e intercambio de la información necesaria para adaptar la oferta a la demanda evitando causar pérdidas al sector productor.

• Del mismo modo, necesitamos aumentar el número de agricultores pertenecientes al sistema de OPFH, bien en las existentes o de nueva creación y sin distinción del modelo de venta que elijan, para poner en el mercado y valorizar los productos hortofrutícolas, ganar en organización y planificación y así poder defendernos mejor en un mercado dominado a día de hoy por la gran distribución europea.

• La puesta en marcha en los distintos modelos de comercio en origen de todos los sistemas que están a disposición en la OCM única, de forma conjunta y coordinada a través de la asociación de OPFH de Andalucía; en especial, cuando nuestras producciones superan el 50% de la cuota del mercado comunitario buena parte del año y principalmente cuando las cotizaciones en origen caigan por debajo de los costes de producción.

• Exigir un presupuesto al margen de los programas operativos para financiar los mecanismos de gestión de crisis.

Firma este manifiesto:

A la atención de las distintas Administraciones en materia de agricultura, agentes sociales del sector agrario y a la Asociación de OPFH de Andalucía (APROA)

Manifiesto promovido por las Organizaciones Agrarias ASAJA y COAG para la sostenibilidad de la producción hortofrutícola

Los comentarios están cerrados.