EL CONSEJERO DE AGRICULTURA DE VALENCIA PROPONE QUE LAS EMPRESAS AGROALIMENTARIAS SE ACOJAN A UN CÓDIGO ÉTICO

El conseller de Economía Sostenible, Sectores Productivos, Comercio y Trabajo, Rafa Climent, ha propuesto que desde la Generalitat se creen códigos éticos a las empresas agroalimentarias de distribución, para evitar prácticas abusivas y garantizar el equilibro del sector.

Climent ha hecho estas manifestaciones en la inauguración del Congreso “Europa 2020: Propuestas para una mejor del Equilibrio y Sostenibilidad de la Cadena Alimentaria”, informa la Generalitat en un comunicado.

En su intervención, el conseller ha resaltado “el enorme potencial de negocio” del sector agroalimentario de la Comunitat, pero ha señalado que la concentración de la distribución frente a un sector productor muy atomizado “supone un desequilibrio que muchas veces provoca prácticas abusivas sobre todo a nivel de precios y pone en peligro la sostenibilidad de las explotaciones”.

Climent ha explicado que ese desequilibrio se abordará de forma conjunta y coordinada por el Consell, “para afrontarlo no sólo desde una visión agraria, sino también incorporando una visión comercial”.

El conseller asegura que trabajando de esta forma “seremos más eficaces a la hora de ordenar las prácticas que se consideran inadecuadas en la cadena de valor”, para intentar alcanzar un punto de equilibrio que garantice el beneficio tanto para las empresas de distribución como para la industria.

En este sentido, ha anunciado la inminente creación de una mesa de la cadena agroalimentaria en la que, por parte de la Administración, estarán presentes las direcciones generales de Comercio y Consumo, de Agricultura y de Transparencia, con el objetivo de trabajar en las buenas prácticas y la responsabilidad social corporativa.

En esta Mesa también estarán representados los productores, desde los sindicatos agrarios a las cofradías de pescadores y cooperativas, así como a las organizaciones de supermercados y de grandes superficies, y se coordinará los trabajos de la Mesa con el Consejo Valenciano de Consumidores y Usuarios, para que sean también contrastados con los intereses de los usuarios y consumidores.

Según Climent, el objetivo será revisar los códigos de buenas prácticas existentes para que las empresas que los firman tengan su respaldo y de la administración, de los productores y consumidores, y lograr buenas prácticas en la venta y etiquetado de productos, así como “unos canales de comercialización respetuosos con la sociedad, de forma que las situaciones injustas se reviertan”.

En el congreso también ha participado el director general de Comercio y Consumo, Natxo Costa, con una ponencia sobre las nuevas políticas para la cadena agroalimentaria en la Comunidad Valencianana.

Costa ha explicado que “las prácticas comerciales desleales preocupan a la Unión Europea y al Consell porque es un tema que se está dando en diferentes sectores agrícolas y ganaderos”.

En este sentido se ha referido al sector de los cítricos, “uno de los más afectados y que es estratégico para nuestro territorio, en el que se está produciendo una irregularidad social, ya que los precios de compra al proveedor son excesivamente bajos y no permiten que el agricultor valenciano cubra de los costes de producción”.

Fuente: Revista Mercados

Publicado: 15 Abril 2016

Responder