ASAJA SEÑALA LA PREOCUPACIÓN DE LOS GANADEROS POR LOS BAJOS PRECIOS DE LA LECHE DE CABRA Y OVEJA

ASAJA-Almería traslada la preocupación existente entre los ganaderos por la situación en la que se encuentran los precios de la leche de cabra y oveja, que se encuentran un 50% por debajo de los precios de los últimos años, y que lleva a los ganaderos a vender un 30% por debajo de los costes de producción en estos momentos. Según denuncian, la situación es insostenible, ya que resulta muy difícil mantener una explotación con estos precios. Los costes se sitúan alrededor de los 70 céntimos/l y los precios giran en el caso de la leche de cabra en torno a 51 céntimos/l, hay que recordar que sólo en la alimentación del ganado ya se van 50 céntimos por litro.

ASAJA denuncia que esta tendencia bajista se lleva produciendo desde los últimos años donde el precio de la leche para estos productores se ha perdido  en casi la mitad y ha provocado que muchos de ellos se hayan visto abocados al cierre y abandono de su actividad. “Es complicado ser eficientes y mejorar o modernizar las explotaciones o realizar cualquier tipo de inversión para mejorarla porque los ingresos no llegan y viendo lo que está ocurriendo el temor a no poder recuperar lo invertido es evidente”, señala Pascual Soler, Presidente de ASAJA-Almería.

Esta situación es un clamor en todo el territorio nacional, donde los ganaderos se quejan de la indefensión que sufren ante la presión de la industria por conseguir producto a un precio cada vez más barato, lo que ha hecho que los precios hayan ido bajando progresivamente quedándose fuera de un nivel de rentabilidad que es necesario para estos productores. Se trata de un producto perecedero y, como ocurre con otros sectores, es aprovechado para presionar a la baja. De hecho los precios son ahora un 15% más bajos que el año pasado a estas alturas, y no hay expectativas de cambio. ASAJA insiste en que es necesario que todos los eslabones de la cadena tengan unos márgenes suficientes para mantenerse, pues es indiscutible una vez más que el último eslabón, el productor, está totalmente desprotegido.

Es más, no se entienden las causas de este descenso, que repetimos no es coyuntural, ya que aunque la industria alega que no existe demanda y que hay excedente de producto, los ganaderos lo ven como una “excusa” para reducir los precios. Según los datos del FEGA las entregas y la producción de leche de oveja ha ido descendiendo, y por ejemplo en junio la caída de la producción fue de un 2,9% y en el caso de la leche de cabra la caída de producción es de un 1% y de entregas de un -6%.

Por último, ASAJA hace un llamamiento a la industria y distribución para que moderen sus márgenes permitiendo a los ganaderos poder seguir manteniendo su actividad, cabe señalar que el cierre de una explotación ganadera no sólo son pérdidas para los productores, significa además pérdida de empleo y riqueza en las zonas rurales.

Nuestra provincia es una de las principales productoras de leche de cabra de Andalucía (líder nacional en el sector), sólo por detrás de Málaga, siendo uno de los subsectores ganaderos con mayor presencia y con un importante carácter exportador, siendo Francia uno de nuestros principales clientes.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los comentarios están cerrados.