ASAJA RECUERDA LAS VENTAJAS DE CONTAR CON LA CALIFICACIÓN DE EXPLOTACIÓN PRIORITARIA

Las ventajas y requisitos para poder solicitar la calificación de “Explotación Prioritaria” es uno de los temas que ASAJA viene abordando en las reuniones informativas que está celebrando por la provincia. Un registro que puede realizarse en cualquier momento del año y que tiene unos importantes beneficios a aquellos que cuentan con esta calificación.

Es un registro de carácter autónomico, que deberá actualizarse cada 5 años o se perderá esta condición de “prioritario”, un aspecto en el que los técnicos de ASAJA vienen llamando la atención. Desde los diferentes departamentos técnicos se puede gestionar esta solicitud de forma ágil por lo que si están interesado o tienes cualquier duda puedes dirigirte a cualquier oficina de ASAJA.

Algunas de las ventajas

Un aspecto importante es que los titulares de explotaciones agrarias prioritarias tienen  beneficios fiscales en el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales Intervivos y Mortis Causa, y bonificaciones en notaría y registro.

También implica reducciones en la obtención de préstamos, están exentas del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, las primeras copias de escrituras públicas que documenten la constitución, modificación o cancelación de préstamos hipotecarios cuando los mismos se concedan para la realización de planes de mejora, y a los agricultores jóvenes para facilitar su primera instalación de una explotación agraria.

Bonificaciones en la contratación de seguros agrarios

Prioridad en el acceso de ayudas de modernización e incorporación de jóvenes

Definición

Una explotación agraria podrá calificarse como prioritaria cuando la explotación posibilite la ocupación de, al menos, una Unidad de Trabajo Agrario (UTA) y que la renta de trabajo unitario que se obtenga de la misma esté entre el 35% y el 120% de la renta de referencia y que el titular de la explotación agraria cumpla con los requisitos de ser agricultor profesional, esté dado de alta en el régimen agrario y viva en la comarca en la que esté la explotación.

Se exige además tener entre 18 y 65 años

 

 

 

 

Los comentarios están cerrados.