ASAJA RECUERDA A LOS PROPIETARIOS DE TERRENOS FORESTALES QUE LOS PLANES DE PREVENCIÓN DE INCENDIOS DEBEN SER REVISADOS CADA 5 AÑOS

En 2014 nuestra provincia sufrió dos de los incendios forestales más importantes del país en los que quedaron afectadas alrededor de 4.800 hectáreas; teniendo en cuenta la falta de precipitaciones de estos meses, desde ASAJA queremos recordar a los propietarios de terrenos forestales que deben cumplir con algunas obligaciones en materia de prevención de incendios forestales.

Entre ellas es muy importante que cuenten con un Plan de Prevención “dicho plan que recoge las actuaciones a llevar a cabo, y los medios técnicos y humanos con los que cuentan los propietarios de superficies forestales para evitar un incendio”, señala Ángel López, director técnico de ASAJA-Almería, “sin embargo es necesario actualizarlo cada 5 años ya que en caso contrario pierde validez y los propietarios de los terrenos forestales, se pueden llegar a enfrentar a sanciones y a tener que hacer frente al pago de la tasa de extinción de incendios, que puede llegar para una superficie de entre 25 y 100 hectáreas a los 4.000 euros, además de tener el compromiso de afrontar la regeneración de la superficie afectada”. En este momento no están en vigor aquellos planes realizados antes de 2010, por lo que el servicio técnico de ASAJA-Almería recomienda a los propietarios de terrenos que esté ubicados en superficie forestal que contacten con nuestros técnicos para poder actualizar los Planes de prevención, teniendo en cuenta además que deben contar con el visto bueno de Medio Ambiente antes de su entrada en vigor.

ASAJA-Almería trabaja desde hace años en la concienciación y en la información sobre prevención de incendios forestales, a través de reuniones, charlas y jornadas, por este motivo la organización quiere además recordar que el sistema de seguros agrarios dispone de una línea que cubre los gastos necesarios para la repoblación y la regeneración de la masa forestal y que puede ser contratada hasta el 31 de mayo, pudiendo además contar con la posibilidad de fraccionar el pago del seguro si la póliza supera los 3.000 euros.

La organización agraria insiste en que es esencial que se aprovechen las coberturas que ofrece el sistema de seguros agrarios para minimizar las pérdidas en caso de ocurrir un siniestro. En el caso del seguro para explotaciones forestales cabe recordar que además de incendio se incluyen daños por nieve, inundación-lluvia torrencial, y viento huracanado producidos en masas forestales de especies coníferas (pinos, abetos) y frondosas (encinas, robles, olmos…).

Publicado: 23 Marzo 2015

Los comentarios están cerrados.