ASAJA RECUERDA A LOS AGRICULTORES QUE DEBEN RECOGER LAS AGUAS PLUVIALES DE SUS EXPLOTACIONES

ASAJA quiere realizar un llamamiento a los agricultores tanto del Poniente como del Levante para recordarles que deben cumplir con los Planes de Ordenación en lo que respecta a la recogida de pluviales, ya que los problemas que genera a otros agricultores y vecinos una mala o inexistente recogida y evacuación del agua cuando cae con intensidad hace necesario poner hincapié en esta cuestión.

ASAJA recuerda que en el Plan de Ordenación del Territorio del Poniente Almeriense, en vigor desde 2002, se establece que las explotaciones agrícolas invernadas deben tener reservada una superficie destinada al drenaje y recogida de las aguas pluviales y a que cualquier actuación realizada en la explotación no impida la escorrentía natural del agua.  Y además, se obliga a que las cubiertas de invernaderos dispongan de vías para llevar las aguas pluviales a la balsa de riego si se dispone de ella, o a la red de drenaje natural ( cauce natural o artificial o red general de pluviales del municipio) si no se dispone de balsa, con lo cual también es fundamental que estos cauces y redes se encuentren en perfectas condiciones con el objetivo de evitar inundaciones y mayores desperfectos cuando llueve con cierta intensidad, tal y como se viene produciendo en los últimos años. “Ayer vinos cómo en escasos momentos se inundaba el campo, de haber persistido la lluvia ahora estaríamos hablando de una situación catastrófica. Evitarla es cosa de todos, tenemos que cooperar hacer lo que esté en nuestra mano”, afirma Francisco Vargas, Presidente de ASAJA-Almería.

La organización recuerda que está prohibido expresamente por este Plan la evacuación de las aguas pluviales en parcelas colindantes o en caminos públicos si no disponen de suficiente capacidad en las cunetas, por ello es necesario que se vele por que no se produzcan este tipo de situaciones. Algunos Ayuntamientos como el de El Ejido o el de Adra  ya recogen en sus ordenanzas municipales la obligatoriedad de la recogida de pluviales, dando un plazo de un par de años para su adaptación a los agricultores, con lo cual el incumplimiento de todas estas cuestiones llevará consigo la posibilidad de sanciones.

Por otro lado, en el caso del Levante almeriense, su Plan de Ordenación también incluye la necesidad de que las explotaciones agrarias garanticen la evacuación de las aguas pluviales a balsas de riego o a la red de drenaje general por lo que es importante que se cumpla.

Por ello desde ASAJA solicitamos a los Ayuntamientos de la provincia que vigilen que sus caminos, cauces y ramblas se encuentren en un estado que evite taponamientos, encharcamientos e inundaciones, y además, que velen por que se cumpla la normativa, dispongan en sus municipios de lugares de recogida de residuos agrícolas y eviten que los espacios públicos se conviertan en lugares de acopio. “La responsabilidad de que el campo se encuentre en buen estado es de todos, desde Administraciones, a empresas y vecinos por eso es necesario garantizar entre todos que nuestro campo y nuestras ramblas estén en buen estado”, recuerda Vargas.

Los problemas que las lluvias con cierta intensidad acarrean en explotaciones y caminos debido, entre otras cosas, a la falta de medidas para la recogida de pluviales y al mal estado de cauces hace necesario que los responsables se tomen en serio esta cuestión y adopten medidas preventivas para evitar mayores daños ya que puede traer consecuencias desastrosas en caso de producirse lluvias torrenciales o con mayor intensidad de lo habitual.

 ASAJA lamenta el mal estado de limpieza en la que se encuentran muchos de nuestros cauces y ramblas y por ello pedimos a la Delegación de Medio Ambiente que ponga en marcha un plan de actuación al que se había comprometido para este fin y a que establezca un servicio de vigilancia  para que no se vuelvan a ensuciar los cauces.

Los comentarios están cerrados.