AGRICULTORES Y GANADEROS SENSIBILIZADOS CON LA PREVENCIÓN DE INCENDIOS FORESTALES

Nuestra provincia por su nivel de aridez y la situación de grave sequía que padece siempre debe mantenerse en alerta especialmente en la época estival por este motivo ASAJA-Almería está llevando a cabo una campaña informativa dirigida a los profesionales agrícolas y ganaderos en la que se recuerdan las limitaciones y prohibiciones respecto al uso del fuego vigentes que todos los años se activan cuando empieza la época de mayor riesgo.

Por otro lado, debemos apuntar que los agricultores y ganaderos, principales guardadores y cuidadores de nuestros montes son los principales interesados en evitar que se produzcan incendios forestales. “Actividades como el pastoreo y la agricultura son fundamentales, pero a la vez es necesaria una colaboración activa entre todos los usuarios y las administraciones para evitar situaciones indeseables”, señala Francisco Vargas, Presidente Provincial. Del mismo modo, los titulares de explotaciones forestales contribuyen limpiando los montes, eliminando materia vegetal, realizando cortafuegos etc.

ASAJA recuerda que la ley de prevención y lucha contra los incendios forestales obliga a todos los titulares de terrenos forestales a tener un plan de prevención de incendios aprobado por Medio Ambiente. Estos planes suponen una herramienta preventiva muy importante ya que recogen cuestiones como los puntos de agua, caminos, cortafuegos etc; actividad en la que la Organización viene trabajando desde hace años. Además, existen herramientas como el seguro que está destinado a estas explotaciones. En todas estas cuestiones los servicios técnicos de ASAJA vienen asesorando e informando a todos estos profesionales cada año.

Por todo esto, insistimos en que es muy importante mantener limpios los caminos y las carreteras y los tejados y chimenas de las viviendas, y ahí entra también la responsabilidad de todos, incluida las administraciones, en conseguir un correcto mantenimiento de la limpieza y la recogida de los residuos que se generan en nuestros montes y parques naturales.

Por último insistir en que en zonas forestales y en las proximidades de zonas forestales en épocas de riesgo como es la actual, no se deben emplear motosierras, desbrozadoras, soldadores, sierras radiales o herramientas que puedan provocar chispas y, por lo tanto, incendios. Y que hay que tener especial precaución en días de viento, estando prohibidas las quemas en esta época del año tanto en terreno forestal como en zonas de influencia forestal y que en terrenos agrícolas se debe contar con autorización previa de la Administración.

 

 

LLAMA

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, a través del Plan Infoca, informa que desde el 1 de junio hasta el 15 de octubre Andalucía se encuentra en «época de peligro alto» de incendios forestales, quedando prohibida la realización de barbacoas, quemas agrícolas, así como el paso de vehículos a motor por espacios forestales y zonas de influencia forestal en Andalucía —franja de 400 metros alrededor de las zonas forestales—.

La medida está regulada en función de la orden publicada en BOJA el 29 de mayo de 2009, que con carácter permanente establece las prohibiciones para todas las anualidades posteriores a su publicación, siendo una medida que está ayudando a reducir los fuegos cuyo origen se encuentra entre estas causas anteriormente citadas. Concretamente, una media en los últimos años de un 80% por quemas y un 50% por barbacoas.

«Las restricciones afectan a la quema de vegetación natural y también a la de residuos agrícolas y forestales. Del mismo modo, también queda prohibido encender fuego para la preparación de alimentos, incluyendo las zonas de acampada o zonas recreativas que estén acondicionadas para ello. Igualmente, se restringe el uso de vehículos a motor por zonas forestales y de influencia forestal», informan desde la Junta.

En cuanto a las excepciones permitidas en la orden, siempre bajo autorización expresa y previa de la delegación territorial de la Consejería de Medio Ambiente, se permite el uso de barbacoas sólo en el caso de establecimientos de alojamientos turísticos autorizados y en restaurantes rurales, así como la preparación de alimentos en campamentos infantiles o el uso de calderas de destilación, hornos de carbón y piconeo. En lo que respecta a la utilización de vehículos a motor, sólo se permite en algunos casos, como el uso de las servidumbres de paso, la utilización de vehículos para servicios de emergencia o extinción de incendios, los servicios ecoturísticos autorizados, o la celebración de romerías, entre otros.

Los comentarios están cerrados.