ASAJA CONFIRMA SU INQUIETUD DE QUE LOS DECRETOS DE SEQUÍA CONLLEVAN RECORTES

La Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) y la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía han coincidido en advertir de que se verán obligadas a aplicar restricciones al regadío, que pueden llegar a la mitad, si no llueve abundantemente esta primavera.

Estas restricciones al regadío se adoptarían para garantizar el abastecimiento a los ciudadanos, que es prioritario y que, en principio, está garantizado.

La CHG  gestiona un 70 por ciento de las reservas hídricas de Andalucía, ha anunciado en la reunión de la comisión de seguimiento de la sequía del Guadalquivir, celebrada ayer en Sevilla, que si no llueve abundantemente en los próximos meses, los embalses del sistema de regulación general —destinados al regadío— llegarán al 1 de mayo con unos 1.670 hectómetros cúbicos almacenados, lo que obligaría a reducir a la mitad el regadío de una campaña normal.

Esta Confederación recordó en un comunicado que el agua recogida en esta cuenca en lo que va de año hidrológico (desde el 1 de octubre) alcanza sólo un 15 por ciento de la media de los últimos 25 años, ya que la lluvia acumulada hasta ahora es un 40 por ciento inferior a la media histórica. El jefe de planificación de la CHG, Víctor Cifuentes, señaló que las reservas acumuladas por los embalses de la cuenca rozan el 33 por ciento de su capacidad, y los destinados al regadío no alcanzan el 29 por ciento.

También se  ha reunido el Consejo Andaluz de Medio Ambiente, ante el que el consejero del ramo, José Fiscal, ha informado del decreto-ley que ultima este departamento para declarar la situación de sequía en las demarcaciones del Guadalete-Barbate, ubicada principalmente en Cádiz, y de las Cuencas Mediterráneas Andaluzas, cuyo territorio ocupa las provincias de Almería, Granada y Málaga. Este decreto está pendiente de aprobarse, una vez que se estudien los informes del Gabinete Jurídico y de la Consejería de Hacienda, e incluirá un conjunto de medidas para optimizar los recursos hídricos disponibles y garantizar el abastecimiento humano y que se declararán de urgencia.

Fiscal explicó que existe «una escasez en la disponibilidad de recursos hídricos para atender con garantía las demandas de estas demarcaciones», según un comunicado de la Junta. Los municipios de la costa mediterránea de las provincias de Cádiz y de Málaga, con una población de más de dos millones de personas, afrontan «escasos recursos disponibles» que «no permiten garantizar este suministro básico a dos años».

El consejero adelantó el pasado miércoles en Granada que el decreto autonómico de sequía incluirá algunos «mini trasvases» en el interior de la comunidad autónoma para repartir el agua disponible, así como algunas obras de envergadura.

Fuente: Agencias. Agroinformacion.com

Los comentarios están cerrados.